Pieza de agua / 180mt2 = 180´

 

“La unicidad de la obra de arte se identifica con su ensamblamiento en el contexto de la tradición”

(Walter Benjamín, La obra de arte en la era de la reproducibilidad)

 

Inspirado en Les nymphéas de Claude Monet este video pretende recrear un universo casi hipnótico y atrapante como el de las pinturas del artista y a su vez interpelar desde lo técnico y lo formal los conceptos de tiempo y espacio de contemplación a lo largo de un siglo de producción artística.

 En 1918 Monet planteaba una mirada desde su mundo privado, su jardín y estanque, subjetiva y desacomodada. La pintura comenzaba a tener cierta autonomía más allá de la representación de la realidad, la irrupción de la fotografía en las décadas anteriores estaba ocupando ese lugar. La forma de pintar y lo pintado, una tensión permanente que da lugar a que la forma y el contenido amplifiquen más allá de lo técnico y se introduzcan en el mundo de la metáfora, en el que la pincelada y el color juegan un rol nuevo. Monet logra el efecto para contemplar el mundo desde un lugar privado, emotivo, en un contexto que se lo permitía.

En este video, la técnica y la forma juegan un rol fundamental como el pincel en los inmensos paneles de Monet.

Realizado a partir de una Harinezumi, una toy cámera de funciones básicas y casi descartables esta Pieza de Agua resulta ser un video pictórico donde los colores y las formas trascienden un relato lineal y temporal. La elección del medio se convierte en parte fundamental del trabajo por sus características de lo descartable y porque no ofrece la posibilidad de manipulación la imagen, por el contrario ofrece una espontaneidad de formulación y una distorsión cromática que hace que la obra también genere tensión desde su propio contenido. Sin olvidar las múltiples capas de sonido que van apareciendo y desapareciendo en el mismo, que terminan de configurar un espacio que trasciende el plano y se convierte en tridimensional.

Pieza de agua es un intento de interpelar el concepto contemplación mediante el juego de invertir los procesos productivos vinculados a la creación artrística. Un video que traduce la superficie total de los paneles de Monet (180m2) a minutos. Mediante fragmentos de un video original relentizados (eternizados) se llega a una pieza audiovisual casi inmóvil en lo visual pero dinámica lo sonoro. Esa traspolación de medidas espaciotemporales configura un universo donde se  metaforiza la temporalidad, los desplazamientos, la fugacidad y la quietud. Que obliga, o impone al espectador a enfrentarse a un tiempo diferente al habitual en una pieza audiovisual llevándolo hasta el hartazgo.

Una pieza que enfrenta y cuestiona soportes y medidas, e intenta cuestionar desde contemporaneidad a la propia contemporaneidad, una época donde las ideas se han desplazado por intrincados y variados soportes, incluso algunos hasta desvanecerse.

En el paralelismo entre las 2 piezas, en la diferentes concepciones de tiempo y espacio es donde se configura el espíritu de la obra y se invita a transitar por el territorio nuevo y a su vez heredado de la creación y la contemplación.

 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now